CORONAVIRUS SARS-CoV-2 / COVID -19

CORONAVIRUS SARS-CoV-2

 
La pandemia del coronavirus tiene elementos muy sospechosos que dan pie a muchas conspiraciones, pero algo es muy cierto la coincidencia del lugar y el momento, y sobre todo del mayor beneficiado.
 
Cuando hace ya una casi una década EE.UU. atacó las infraestructuras de Irán con virus informáticos, y en un inicio prácticamente se jactaba de ello, pronto se dio cuenta que el daño era menor y de muy breve tiempo, pues los humanos podían fácilmente sustituir a las máquinas o reparar los daños informáticos, muy pronto se pensó que lo realmente efectivo serian virus biológicos de gran propagación con una tasas de mortalidad no necesariamente alta para neutralizar a las personas, esto era lo realmente eficaz para dañar a un país adversario o enemigo, pues donde más daño haría sería al sistema sanitario y a la economía. Hoy día tenemos un virus el Covid 19 que pertenece a la familia de coronavirus que suele estar en el reservorio de los murciélagos, pero este en concreto no se encuentra en dichos animales, así que, es más que probable que la naturaleza lo crease con la colaboración y o bajo la dirección de "alguien".
 
Hay una guerra tecnológica y comercial entre los EE.UU y China, y se puede creer o no en las coincidencias, y muchas agencias institucionales, corporaciones, grupos financieros y económicos con múltiples intereses seguramente se beneficiarán de todo ello, pero cuidado, esto pueden tener un efecto bumerán, en principio afecta dramáticamente a China, pero le proporciona alianzas más sólidas en el exterior, y por otra parte a EE.UU le da el tiempo que necesita para ponerse al día en el control de la tecnología 5G especialmente. El problema es que,  China puede ser castigada inicialmente por el virus y al salir de la crisis marcar las directrices del modo de vida social, comercial y tecnológico al resto del mundo, no olvidando que China es un régimen totalitario, lo cual marcará una tendencia a la reducción de derechos y libertades, por otro lado, los americanos pueden estar sufriendo un duro castigo sanitario y económico cuando otros países salgan o controlen la enfermedad, lo cual es desastroso para los países democráticos.
No será nada extraño que haya quien tenga un test rápido y vacunas preparadas para salir en cualquier momento al mercado, pues parece que los objetivos de una guerra económica ya se han cumplido, si bien con este virus todo es relativo y parcial, pues la naturaleza computacional del mismo tiene infinitas combinaciones y permutaciones adaptativas.
Probablemente como se predijo hace pocos años, en las guerras comerciales del futuro los virus no sólo informáticos van a desempeñar un gran papel. El juego sucio y las acciones de falsa bandera van a estar cada vez más presentes en nuestro mundo.
Las acusaciones de China a que origen del virus viene de EE.UU. se pueden ver en la cuenta de Twitter del portavoz de Asuntos Exteriores de China, pero también vemos a Trump que acusa a China de ser la causa del virus, pero todo apunta a que ninguno de ellos tiene la capacidad para llevar a cabo dicha creación, aunque si su diseminación intencionada o accidental. 
 
Este es un virus que tiene múltiples formas de atacar a los humanos y otros animales, siendo unos más susceptibles que otros, al igual que la tasa de contagio es muy diferente de unos animales a otros. Hay algunos expertos que dicen que el virus igual que viene se va como ocurre con otros virus, pero este virus está preparado para mantenerse oculto en cualquier reservorio animal, y resurgir en cualquier momento, incluso años después con alguna mutación  más específica en su ataque.
 
Hay cosas que desde el principio de la epidemia en China se saben, por eso China opta por eliminar el virus como principal estrategia y no pretende convivir con él, como hacen en Occidente, las razones son muy claras, la 1ª, la gran facilidad con que se transmite y contagia a otras personas. La 2ª que no todo el mundo se ve afectado por igual, siendo los síntomas muy diversos pese a que hay algunos más comunes, lo cual dificulta mucho tanto el diagnóstico como el tratamiento, aquí se hace más patente priorizar las características del enfermo, hay quien por su naturaleza es inmune al virus, nunca se va a contagiar, hay quien se contagiará y no superara la enfermedad , hay quien si y quedará con síntomas graves, otros leves, aunque en mayor o menor medida siempre que se infecte habrá un deterioro con los consiguientes efectos secundarios. Hay quien después de sufrir la enfermedad genera anticuerpos que pueden ayudar a tener una respuesta frente a otra posible infección, si bien esos en unas personas pueden durar meses en otros unos pocos días, por lo que las defensas en algunos pacientes son muy débiles. 
Ante virus con tantas opciones sintomatológícas, con la gran diversidad de afectación y de respuesta por parte de los infectados, con tanta versatilidad, es muy difícil que exista una vacuna o fármaco que sea absoluto para su erradicación, así que hay que contar que tanto vacunas como fármacos, en una gente serán eficaces mientras que la misma vacuna o tratamiento en otras personas no servirán para nada, al margen de pequeñas mutaciones que habrá que esperar con el paso del tiempo. Dado que el infectado siempre sufre un deterioro aunque no presente síntomas, si bien estos son indicadores del grado de deterioro, no hay que subestimar sus efectos, pongamos el caso de algunas personas jóvenes, cuyo deterioro es menos expresivo porque en edad ese daño todavía se refleja en las acciones vitales normales, pero ese deterioro que en el momento de la infección no se aprecia seguramente adelantará en tiempo algunas enfermedades relacionadas con los órganos afectados. 
Por lo dicho anteriormente la estrategia de los países de occidentes de convivir con el virus es un craso error, pues todos los contagiados van anticipar patologías, lo que significa aumentar la tasa de enfermos, y tener una sociedad relativamente joven con una carga de enfermedades propias de personas mayores. El anteponer la economía a la salud, es un craso error que se pagará con una debacle económico sin precedentes al no poder librarse del virus, y no hace falta decir todos los efectos sociales y políticos que van a derivarse de la situación sanitaria y económica.
0 0 0 0 0 0
  • 139
Comments (0)