Articulos
LOS SUEÑOS
 
"No desprecies los Sueños porque son el camino que los dioses eligen para comunicarse con los hombres", decía Propercio, el poeta latino, a todo aquel que dudaba de que su amada Cintia, ya fallecida, se comunicaba con él a través de los Sueños y le inspiraba sus bellísimas poesías.

"Un sueño dentro de un sueño" según Edgar Allan Poe. Dicen los clásicos que el estado natural de los hombres es cuando en reposo entra en fase de Sueño, que es su parte de descanso más profunda y es donde aparecen los Sueños; Sueños que necesita para no perder el contacto con el Universo, con el más allá, con el resto de estrellas, sus hermanas, y con el Firmamento, que es su sitio natural; Firmamento al que en el fondo está deseando volver una vez acabe su misión sobre la Tierra, (el Timeo, Platón). Acabada la fase de Sueño, y de Sueños, y una vez despierto actúa de forma contraria a su estado natural, que es el del reposo con sus consiguientes Sueños, Sueños que a veces recuerda y otras veces le es imposible hacerlo. Son estos los Sueños donde no existe el tiempo, ni el espacio, ni la medida, pero son nuestros Sueños, forman parte de nuestro ser más profundo. Sólo en ese corto espacio de tiempo que hay entre el descanso, o la rendición y el sopor que nos invade sin que podamos luchar contra él, sólo en esos segundos de duermevela que hay entre los dos Universos, el humano y el Espiritual, son los únicos en los que podemos apreciar con alguna claridad la línea que separa los dos Universos: el que somos nosotros como seres humanos y al que pertenecemos.

Hesíodo en las "Teogonías" nos cuenta cómo del Caos nacieron la Negra Noche (Nix) y su hermano Erebo, y de su unión nacieron el Eter y el Día (Hémera), además de Hipnos (el Sueño) y su hermano gemelo Tánatos (Muerte no Violenta); de la Negra Noche nació Moros (la Suerte), la negra Ker (Muerte Violenta), Oniros (los Sueños), Momo (el Sarcasmo), Oizis (la Angustia) y después la Negra Noche engendró la tribu de los Sueños.

La Negra Noche parió también a la Burla, al doloroso Lamento y a las Hespérides, parió también a las tres Moiras o Parcas: Cloto, la que extendía el hilo de la vida a los recién nacidos; Láquesis, su hermana mediana, extendía el hilo de los matrimonios y Atropos, la pequeña, cortaba el hilo de la vida que su hermana mayor había extendido. La Negra Noche alumbró a Némesis, (la Venganza y/o la Envidia), y siempre azote para los mortales, la funesta Negra Noche parió al Engaño, a la Ternura y a la terrible Vejez, y engendró a Eris (diosa de la Discordia) y Eris parió al Olvido, al Hambre, a los Dolores, a los Combates, a las Guerras, a las Matanzas, a las Masacres, a los Odios, las Mentiras los Discursos, las Ambigüedades.......

Oniros son los Sueños, nuestros Sueños (oníricos) e Hipnos, su hermano, es nuestro Sueño y algunas de nuestras pesadillas se encuentran entre el resto de sus hermanos con diferentes nombres puesto que la Pesadilla (de peso), con ese nombre y definición la conocemos, viene del folckore neohelénico refiriéndose a Lamna (o Lamia en griego), una seductora o moderna vampiresa, que se transformaba en monstruo y se sentaba encima del pecho de los seres humanos para asfixiarles y despertarles asustados y bañados en sudor.

"Morir......dormir, no más!. Y pensar que con un Sueño damos fin al pesar del corazón y a los mil naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne!. !He aquí un término devotamente apetecible!". Hamlet.


María de Gracia
www.lecturatarot.com
25.09.2015
 
Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • Aún no hay comentarios
Acciones
Nota
_n_votes
Recommend